27 oct. 2012

Entrevista en Aula Finanzas

Os dejo la entrevista que los amigos de Aula Finanzas me han realizado, esperando que sea de vuestro interés:


Pregunta de Aula Finanzas- ¿qué diferencia hay entre banquero y bancario?

Respuesta de Pau A. Monserrat- La misma diferencia que entre directivo y empleado; los bancarios ejecutan las instrucciones que los banqueros, sean propietarios de parte del banco o meros administradores deciden. Un bancario, a fin de cuentas, trabaja para un banco, cuyas decisiones las toman los banqueros.

P- ¿Por qué eres ex-bancario y no bancario todavía?

R- Porque no sirvo para trabajar en una sucursal de banco, ni les sirvo. El trabajo que se supone se desarrolla en un banco sí me gusta, ser experto en productos financieros y recomendar los que más se adaptan a las necesidades, características y gustos del cliente. El problema es que en sucursal, hasta donde mi experiencia y conocimiento alcanza, ni se quieren expertos en productos financieros ni asesores. Se buscan comerciales financieros, en el sentido que menos me gusta; el de los colocadores de productos, sea cual sea el cliente. Para mí un buen comercial es el que sabe explicar las virtudes de un buen producto. Y no coincidía con las ideas del banco. Un directivo llegó a decirme que el problema que tendría que vencer era ser demasiado técnico (en base a que tengo dos carreras, ya que nada más conocía de mi), que tenía que volcarme en vender. Y así les ha ido a los bancos, vendiendo sin preocuparles qué ni a quién.

P- ¿Y a qué te dedicas actualmente?

R- Soy director editorial de iAhorro, además de otras actividades muy relacionadas con el mundo hipotecario online, en Futur Finances. Mi opinión de que sólo desde la independencia se pueden recomendar productos financieros coincide con la empresa. En otras soy más duro con el mundo de la banca que el portal, como es lógico, pero siempre intento que quede muy claro cuando opino como director editorial de iAhorro y cuando como economista Pau A. Monserrat.

P- ¿llamarías estafa a algunas actuaciones que han hecho los bancos, veáse hipotecas multidivisa, preferentes…?

R- Mi opinión como Pau A. Monserrat es que hay casos en que desde luego se puede afirmar que se ha engañado a los clientes, si bien es la Justicia quien debería estar investigando si encajan en algún delito tipificado como estafa o no. No tanto en el tema hipotecario, que en todo caso ha habido un exceso de confianza del cliente, que de todos modos ha recibido un dinero y lo ha destinado a lo que él quería, como en el del ahorro con los productos complejos, muchas veces colocados en abuso de confianza con el argumento de que eras “como depósitos a plazo”.

P- Pasamos a la época en la que se inflaba la burbuja inmobiliaria, ¿por qué crees que se dejó crecer sin control?

R- Las Administraciones para recaudar, el Banco de España por falta de medios y de interés político, los bancos y cajas para hacer dinero a corto plazo, los compradores y vendedores de de viviendas cegados por la financiación fácil y la creencia de que “la vivienda nunca baja de valor”. Sin embargo, además de la avaricia, la ignorancia de unos y la mala fe de otros ha ayudado a llegar a un punto de verdadero no retorno. Ingentes cantidades de dinero utilizados para un fin mediocre: hacer casas (mediocre en el sentido de que no es precisamente construir casas lo que hace rica a una nación).

P- ¿Había alternativas para evitarla?

R- Sin duda, no financiar más allá de lo económicamente rentable el sector de la construcción y financiar muchas otras actividades, desde la industria de valor añadido a  proyectos de emprendedores, además de saber los negocios de las pequeñas y medianas empresas viables y los que no.

P- En tu época en banca, viste alguna falsificación para poder “aprobar” una hipoteca?

R- He visto empleados poner en observaciones que un expediente hipotecario de refinanciación de capital privado era bueno en base a los ingresos en B de una supuesta explotación porcina (una especie de auto-falsificación bancaria, diría) y en mi época de intermediario financiero inmobiliarias me han dado fotocopias que analizadas era evidente que estaban falsificadas. Lo triste es que los bancos aceptaban estas documentaciones, de otros “profesionales”, sin solicitar al cliente ni la documentación original para asegurarse.

P- A finales del mes pasado, se publicaron los enésimos test de stress a la banca española, ¿cómo lo calificarías?, ¿nos podemos fiar de éstos?

R- No puedo calificarlos sin haberlos leído de cabo a rabo, pero no me creo que se necesiten menos de 60.000 millones de euros como dicen, entre otras cosas por suponer que en el escenario adverso un core capital del 6% sería suficiente (cuando en el escenario base se les exige un 9%).

P- ¿Qué te parece el rescate anunciado a la banca?

R- Un cúmulo de improvisaciones, medidas fruto de la presión del lobby bancario y algún que otro acierto menor. Nos guste o no, hay que liquidar bancos insolventes y dejar de inyectarles dinero de todos los contribuyentes.

P- ¿Y al Estado?

R- Si los políticos no son capaces de gestionar las arcas públicas con criterios de eficiencia económica, por más rescate que reciban, el desastre acabará igual. Tengo fe, más que esperanza en que aprendan a marchas forzadas a utilizar adecuadamente el dinero de todos.

P- ¿Quién crees que es el culpable de la crisis?

R- La avaricia y la ignorancia de gran parte de los implicados, clientes de bancos y cajas y ciudadanos incluidos. Pero desde luego el sistema financiero tiene la mayor parte de responsabilidad de lo que está pasando, y es el que menos paga por sus errores.

P- Si lo hay, ¿qué es lo bueno que le podemos sacar?

R- Que al igual que la fama, el dinero cuesta. Los recursos son escasos y deben ser administrados de forma eficiente, no en base a criterios electoralistas, populistas o en provecho de unas élites económicas dominantes, como creo está pasando en muchas economías occidentales, la española incluida.

P- Entonces, ¿hay esperanzas de salir de ella?

R- Saldremos, lo que me preocupa es las familias que lo pasan mal. Me parece una barbaridad que en España una sola persona pase hambre por culpa de la crisis. Si permitimos esta situación, no tenemos el derecho a llamarnos democracia. Y hay dinero para, al menos dar de comer, proporcionar techo y medicinas a los que no tienen ni estos mínimos, que nadie nos engañe.

P- ¿Están nuestros líderes preparados para sacarnos o lo tendremos que hacer nosotros solos?

R- Los líderes, que no veo muchos en Europa, inspiran. Pero de la crisis se sale con el trabajo de todos.

P- Cambiando un poco de tema, eres una persona que ha aparecido en multitud de medios de comunicación, y se te ha visto en programas como “Salvados”, donde además fuiste de las personas más votadas para volver al programa, o como “El Gran Debate”, donde repetiste en varias ocasiones, ¿qué tal fueron las experiencias?

R- Tener la posibilidad de explicar economía al gran público es un honor. La gente quiere entender y trato de aportar mi granito de arena a ello. Sin cultura financiera, es muy fácil que los poderosos nos engañen.

P- En los programas de TV, hay personas que hablan abiertamente de economía, pero, me da la impresión, que  no saben muy bien lo que dicen, tú que has estado dentro, ¿qué opinas?

R- Pues que soy uno de estos que no saben muy bien lo que dicen. En serio, saber de economía es algo que creo muy pocas personas, gran parte ancianas, pueden afirmar. Los demás nos conformamos con no decir muchas tonterías. Otro, los que comentan, simplemente dan opiniones interesadas en base a sus propios intereses; no es que no sepan economía, es que no quieren saber. Hay de todo en la TV, como en el mundo real.

P- Dos preguntas, que te quiero hacer por deformación profesional: La primera: ¿crees que hay cultura financiera en España suficiente?

R- Sin duda, no hay apenas cultura financiera.

P- La segunda, ¿te gusta la Bolsa?

R- Desde mi punto de vista debería ser una herramienta para financiar proyectos reales rentables, siendo la especulación un mal menor a admitir si da liquidez al sistema. No me gusta la Bolsa en sí, me gustan las buenas empresas que están en ella. Para los que invierten para ganar dinero en Bolsa, que no me parece mal en absoluto, las acciones no les hacen sentir propietarios de empresas reales, sino jugadores. Me gustaría unas Bolsas por y para la economía real, no lo contrario.

P- ¿Qué opinas sobre los que dicen que hay que acabar con el “malvado” especulador?

R- Aportan liquidez, por tanto son buenos para el sistema, siempre que se limite su capacidad de influir en él, claro.

P- Por último, ¿quieres hacer alguna reflexión más?

R- Que me encantan los proyectos como Aula Finanzas y las personas que hay detrás. Dado que a los poderosos les interesa más que sepamos de minerales que de diferenciar un depósito de un pagaré, será a través de las personas y proyectos como Aula Finanzas que la gente aprenderá a gestionar su dinero (su vida, en definitiva, ya que para ganar dinero hay que invertir preciadas horas de nuestra existencia).

1 comentario:

BlackSmith Techs dijo...

Me quedo con esta pregunta y respuesta:
P- ¿Había alternativas para evitarla?

R- Sin duda, no financiar más allá de lo económicamente rentable el sector de la construcción y financiar muchas otras actividades, desde la industria de valor añadido a proyectos de emprendedores, además de saber los negocios de las pequeñas y medianas empresas viables y los que no.

Y en entonces...si ya existían advertencias...? Porque no se enfrío de manera controlada la asignacion de creditos...?



venta de pisos en valencia

La economía clasificada para todos los públicos

El Blog de Futur Finances, expertos hipotecarios independientes, pretende explicar la realidad hipotecaria y la economía general de una forma clara y fácil de entender.

Responsable del blog

Futur Finances Balears SL
Plaça de l'Olivar, 7 Ppal. D
07002 Palma
971 415 067
info@futurfinances.com

Se le informa que sus datos personales podrán ser incluidos en un fichero cuyo titular es Futur Finances Balears SL, cuya finalidad será exclusivamente gestionar el blog. Sus datos serán tratados de forma confidencial, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos.
Ud. puede ejercer de forma gratuita sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con dichos datos, solicitándolo vía correo electrónico o por escrito en nuestras oficinas.