14 jun. 2012

Participaciones preferentes: aquí no culpabilizamos a las víctimas

Es muy gracioso (o tragicómico) la forma que tienen algunos de afrontar sus responsabilidades: dando la culpa a los demás, más lamentable, si cabe, si el culpado es una víctima.

Cuando empecé a escribir sobre la responsabilidad de la banca en la concesión de créditos y la creación de la burbuja inmobiliaria, algunos me decían que tanta culpa tiene el banco como el que se endeuda.

Mantengo que eso es una falacia y una forma de esconder culpables: el banco ha de actuar con el buen hacer de un bonus argentarius y los clientes con la diligencia de un buen padre de familia. Ambos conceptos jurídicos plenamente aplicables en nuestro ordenamiento.

Dado que los bancos tienen que actuar como buenos comerciantes, tienen el equipo humano y técnico para analizar los riesgos, son los bancos los culpables. No los clientes, que ya pagan en sus carnes sus errores.

Esta introducción es para dejar claro que en esta bitácora no se culpa a las víctimas de las participaciones preferentes, sino a los bancos y cajas que las colocaron a los que no debían.

Por ello y por la amistad que me une a Antonio Barahona, dejo su respuesta a un Anónimo "acusador" en esta entrada; si el anónimo quiere ejercer su derecho de réplica, con gusto se lo ofrecemos enviando un email a info@futurfinances.com y acreditando su identidad (si bien puede quedar en el anonimato en cuanto a este blog público).

Respuesta de Antonio Barahona


Me da la sensacion de que usted es un español de bien. Inciden en usted unos pocos valores, típicamente españoles, como son La envidia (si no es así, no comprendo la relacion  que usted hace de estafa-Bankia-Tele) la inmadurez, el cretinismo, la estupidez, la insolidaridad y el mal gusto.

Cuando algunos tribunales estan dictando sentencias a favor de los estafados.

Cuando Bankia, con sus colocadores del producto, acaba ofertando solucion a sus damnificados.

Cuando el tema se contempla a todos los niveles nacionales de opinion como son el económico, social y político.

Cuando el escándalo del engaño llega a todo el territorio europeo e incluso lo rebasa.

Cuando con cuatro aspectos contemplados como respuesta a usted, creo que deben ser suficientes a sus entendederas, paso a aclararle cual ha sido la actuación de cada quien.

Yo solo tengo una cara, como usted. Pero yo la doy. La he dado ademas, con sonrisa, con cabreo y con nombre y apellido. No como valiente, no. Simplemente como persona que no se esconde en el anonimato como usted hace.

Yo he subscrito un producto a plazo fijo que es lo que pedí. Otra cosa es lo que me "colocaron" en la maldita agencia bancaria a la que acudí (la mía), con la misma confianza que durante un montón de años venía teniendo.

Yo me entere que tenía Participaciones Preferentes, un montón de meses despues de tenerlas. Yo, le repito, aunque dudo que usted lo pueda entender, subscribí un plazo fijo que era al siete por ciento porque lo invertía Caja Madrid en productos de su propia Entidad. Sobre el cual me garantizaron liquidez inmediata, con garantía verbal de que eso era asi. Por eso, porque me fie de lo que me contaron, como tantas veces había ocurrido con otras cosas, es por lo que abusaron de mi confianza.

Lo que no puedo entender es su molestia (usted demuestra que es cabreo, quiza porque le fastidia que se supiera) ante mi actitud de ir a contarlo a la tele. ¿O quizás lo que le molesto es que  me acordara de la madre de los cuatro banqueros más grandes de España?. ¿Es que usted participa en el Gran Engaño a los ahorradores españoles?

Lo de la firma de documentos, también se lo respondo porque me sale de las narices.

Los documentos que he firmado, los he firmado obedeciendo el "aqui", "aqui" y "aqui". Porque había confianza,  ¿Me entiende usted? Eso es abuso de confianza. Pero le voy a decir otra cosa más. Siendo tan lista Bankia con su equipo de "colocadores del producto", ha engañado los euros de la operacion con dos titulares en cada documento, pero firmados solo por uno de ellos.

Si llego a ver devueltos mis euros y tengo oportunidad de ir a la tele, no será a pedir perdón. Será a contar punto por punto, todos los escollos que ha habido que vencer, incluidos los de opinión como el de usted. Lo que ocurrirá entonces, no será que estoy en la meta. Será un pequeño descanso para seguir en la lucha. Debe saber usted que mi defensa de la JUSTICIA, la MORAL y la SOLIDARIDAD, son fuerzas que me empujan irremediablemente a ayudar a los necesitados en combate abierto contra los estafadores, después de defenderme a mi mismo. A esta lucha no renunciare, mientras  me queden fuerzas, hasta ver en la cárcel a todos los que la merezcan por el robo a los viejitos ahorradores
españoles.

Como punto final de mi réplica y teniendo en cuenta que usted me llama avaro, yo podria llamarle imbécil, pero no lo voy a hacer, porque soy más respetuoso que usted. Usted ha producido un gran desequilibrio. Mientras usted sabe quien soy yo, se ha escondido en el anonimato, usted sabrá por que.
Siempre me quedara la duda de que razón le ha llevado a escribirme su comentario.

Me permito recomendarle una sentencia filosófica. EL LISTO SIEMPRE SABE LO QUE DICE; el tonto siempre dice lo que sabe.

No hay comentarios:

La economía clasificada para todos los públicos

El Blog de Futur Finances, expertos hipotecarios independientes, pretende explicar la realidad hipotecaria y la economía general de una forma clara y fácil de entender.

Responsable del blog

Futur Finances Balears SL
Plaça de l'Olivar, 7 Ppal. D
07002 Palma
971 415 067
info@futurfinances.com

Se le informa que sus datos personales podrán ser incluidos en un fichero cuyo titular es Futur Finances Balears SL, cuya finalidad será exclusivamente gestionar el blog. Sus datos serán tratados de forma confidencial, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos.
Ud. puede ejercer de forma gratuita sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con dichos datos, solicitándolo vía correo electrónico o por escrito en nuestras oficinas.