25 sept. 2011

Neutrinos: ¿una ventana al pasado?

Mi amigo Pau Monserrat me ha pedido que escriba sobre la comunicación por parte del CERN [1] de unos resultados que contradicen la Teoría de la Relatividad Especial propuesta por Albert Einstein [2]. He intentado resistirme. Entre otras cosas porque, aunque mi interés en el tema me llevó a estudiar Astrofísica en el IAC [3] como especialidad de mi licenciatura en Física, los científicos somos reacios a comentar sobre temas en los que no investigamos activamente. Pero lo cierto es que el indudable interés de la noticia junto con la amable, pero inexorable, persistencia de Pau han terminado por decidirme a escribir estas líneas.

¿Por qué esta noticia ha causado tanto revuelo? De acuerdo con el trabajo de Einstein, es imposible incrementar la velocidad de un objeto hasta el punto de alcanzar la velocidad de la luz. Una consecuencia de este límite es que no podemos recibir ningún tipo de información más rápidamente de lo que viaja la luz. Por ejemplo, si el Sol explotase ahora mismo tardaríamos poco más de 8 minutos en recibir el pulso de energía electromagnética que se generaría (exactamente lo que esta luz tardaría en recorrer los 150 millones de kilómetros que separan la Tierra del Sol). Es decir, durante estos minutos, el Sol habría explotado pero aun seguiríamos viéndolo intacto en el cielo. Sí, por extraño que parezca, solo somos capaces de ver el pasado.

Pues bien, el CERN ha realizado un experimento que sugiere que unas partículas subatómicas llamadas neutrinos pueden viajar más rápido que la luz. Tan solo una fracción más rápido, pero lo suficiente como para cuestionar la Teoría de la Relatividad de confirmarse tales resultados.

¿Cuáles son las conclusiones que se derivan de este “descubrimiento”? Veamos:


  1. Los resultados no han sido confirmados independientemente. De hecho, muchos físicos teóricos y experimentales piensan que es más probable que estas sofisticadísimas mediciones contengan algún tipo de error a que sean correctas. 
  2. En caso de que se confirmaran estos resultados, sería necesario ampliar la Teoría de la Relatividad pero no descartarla, ya que aún sería la mejor teoría que tenemos para entender fenómenos naturales a escala astronómica.
  3. El periodismo científico en nuestro país tiene indudablemente mucho margen de mejora. Por ejemplo, El Mundo [4] parece reproducir equivocadamente las palabras de un experto (lamentablemente pasa a menudo) al escribir que “viajar a la velocidad de la luz equivale a poder viajar al pasado”. En todo caso, sería “viajar a la velocidad de la luz equivale a poder viajar al presente”, pues recordemos que siempre vemos el pasado. Aunque más importante es el hecho de que un neutrino viajando ligeramente más rápido que la luz no equivale a que usted o yo pudiéramos viajar al pasado, algo que podrían haber entendido muchos lectores al leer tal afirmación (el resto del articulo ni siquiera comenta lo inmensamente lejos que estaríamos de poder viajar al pasado en la práctica aunque esto fuera teóricamente posible). 
  4. Mas sobre periodismo científico: ¿Puede alguien explicarme por qué El Pais [5] publica esta noticia como un reportaje en “Vida & Artes”? 
  5. Sorprende gratamente el interés que ha suscitado esta noticia entre el público en general. Basta ver el número de comentarios de los lectores en periódicos [4-5] y el tratamiento más riguroso de algunos blogs [6] donde se realizan algunas acertadas puntualizaciones sobre taquiones y otros asuntos relacionados. A menudo a uno le da la sensación de que existe un abismo entre la importancia de la Ciencia para la Sociedad y la valoración que esta hace de la Ciencia, pero estas demostraciones de interés sugieren que no es tanto la Sociedad en sí misma como los que la gobiernan. 
  6. Por último, para los pocos que pudieran estar preocupados por el ejemplo que he utilizado, no es necesario que corran a cancelar sus hipotecas: no se espera ningún cataclismo provocado por el Sol hasta dentro de unos 4.500 millones de años. Aunque hay quien sigue pensando que, de una manera u otra, el fin del mundo está a la vuelta de la esquina [7].


Pedro J. Ballester
http://www.ebi.ac.uk/~pedrob

4 comentarios:

Anónimo dijo...

hola yo soy un hombre de apie normal y corriente y yo tengo otro punto de vista cada segundo que vivimos se repite constantemente en el espacio tiempo de hay vienen los deyabu que es la mente puede romper ese espacio tiempo es como si fuera un pensamiento que viajara al pasado y yo soy de los que piensas que es posible el viaje al pasado pero todavia nos queca mucho supuestamente solo emos pasado un poco la velocidad de la luz imaginad si la duplicaramos aora puede parecer imposible pero que diria un neardental si le dijera que el hombre podria volar te coserian a garrotazos no hay nada imposible por que si damos todo por imposible no avanzariamos nunca saludos!

Pau A. Monserrat dijo...

Gracias por tus comentarios. Si es posible, me gustaría que los próximos fueran sin anonimato, enriquecen más las observaciones versadas. Y cuidando un poco más la ortografía, hombre de a pie.

Ismael dijo...

Muchísimas gracias por el honor del enlace. ¡Un abrazo!

Pau A. Monserrat dijo...

La verdad es que contar con un científico como Pedro J. Ballester es un honor para este humilde blog financiero. Gracias por tu visita :)

La economía clasificada para todos los públicos

El Blog de Futur Finances, expertos hipotecarios independientes, pretende explicar la realidad hipotecaria y la economía general de una forma clara y fácil de entender.

Responsable del blog

Futur Finances Balears SL
Plaça de l'Olivar, 7 Ppal. D
07002 Palma
971 415 067
info@futurfinances.com

Se le informa que sus datos personales podrán ser incluidos en un fichero cuyo titular es Futur Finances Balears SL, cuya finalidad será exclusivamente gestionar el blog. Sus datos serán tratados de forma confidencial, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos.
Ud. puede ejercer de forma gratuita sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con dichos datos, solicitándolo vía correo electrónico o por escrito en nuestras oficinas.