25 nov. 2008

Citigroup acude al Papá Estado


Mucho defender el mercado como el mejor mecanismo de asignación de recursos, mucho neoliberalismo de boquilla, pero sin el dinero de todos los contribuyentes el sistema financiero internacional se hubiese colapsado.

Da un poco que pensar, como mínimo, a los defensores a ultranza del libre mercado con poca o ninguna regulación. Digo yo.

Esta vez le ha tocado al segundo banco de EE.UU., el Citi, pedir ayuda al Gobierno de su país. Nada menos que 326.000 millones de $ (306.000 $ en garantía de activos tóxicos y 20.000 $ en acciones preferentes de la entidad).

Los accionistas de Citi habían perdido un 83% de su dinero desde principios de año. Con esta ayuda sus acciones se revalorizaron un 50% en un día (¿cuantos inversores habrán comprado acciones antes de la ayuda?).

Coincido con muchos analistas en que el sistema financiero occidental no va a dejar que quiebre ningún banco más. La poca confianza que los inversores aún tenemos en el sistema desaparecería. Y sin confianza, no hay sistema financiero. Y sin sistema financiero, no hay economía occidental que aguante. Así de fácil.

Citi tiene 300.000 empleados en más de 100 países y dos billones de $ en activos; su caída habría arrastrado a numerosas entidades en todo el mundo. Un efecto dominó que las autoridades no se podían permitir.

Dicho eso, me parece que hay muchas maneras de intervenir. Soy más partidario de la compra directa de acciones de las entidades financieras que necesitan liquidez por parte de los Estados. Ya que pagamos nosotros los errores de sus directivos, al menos pasemos a ser sus jefes, vía propiedad de las acciones. Cuando las cosas mejoren, que el Estado venda a precio de mercado estas acciones, con la consiguiente plusvalía para las arcas públicas.

El mecanismo de préstamos baratos no me acaba de convencer, pero tampoco es el peor de todos. Lo que si me indigna es que no se depuren responsabilidades de los directivos de estas entidades.

El mercado debe ser regulado, bien regulado, y nada de teorías económicas desconectadas de la realidad.

Dejemos las "ideologías económicas" para las convenciones y tertulias de bar con los amigos. La economía es una disciplina práctica; y lo que no funciona en la práctica, no funciona. Hasta nunca neocons.

PD: Echevarri, no te lo tomes como un ataque al liberalismo que defiendes, más bien como un invite de tertulia en esta tu taberna bloggera. Tus argumentos siempre son muy interesantes.

8 comentarios:

Gurús Mundi dijo...

Donde esté un buen negocio como un bar, que se quiten los bancos...:

"El Bar Manolo."

Un guiño.

Salud y €.

Pau A. Monserrat dijo...

He leído el post, muy interesante.
La duda que me queda es el sentido del Bar Manolo. Es un buen o un mal proyecto?

Gurús Mundi dijo...

Jajaja, la pregunta del millón. Supongo que como todo en esta vida, depende de para quién. Si Manolo tiene un sueldazo blindado, al fin y al cabo le dará bastante igual. Para el inversor mortal? Hombre yo nunca he sido mucho de bares y preferiría abstenerme... Para el resto de clientes es positivo porque le dará larga vida al antro, y para la mujer y el cuñado será un compartir penas (mal de muchos...)
La verdad es que daría para mucho esta analogía.

Salud y €.

Echevarri dijo...

Hablemos de cosas practicas. Estos planes de salvamento, estas garantias gubernamentales, todo esto, si que es poco práctico. Estan distorisionandoel mercado, evitando que haga su trabajo. Deben dejarlos caer.

Te pongo un ejemplo. Caballero con 100.000 euros que hace deposito al 7% hace nada. Su razonamiento es que el no mira lasolvencia de la entidad, ya que se lo garantiza el Estado. Resultado, aquella empresa que lo ha hecho peor sale triunfante. Y reafirmada en sus erroneas políticas.

Ni antes ni ahora ha habido liberalismo. Los neocons son otra cosa bien distinta.

Pau A. Monserrat dijo...

Echevarri, no veo los argumentos que sostengan que el mercado financiero libre funcione. De hecho, funciona fatal. Vaya, no se que teórico económico puede defender hoy en día lo que tu dices (defenderlo con datos reales, claro está).
Gracias por entrar a debatir el tema en este blog. Aunque a veces no coincidimos, aprecio enormemente tus comentarios.

jahd dijo...

Es que el mercado financiero no es nada libre, es el más regulado del mundo. Para empezar la materia prima, el dinero, es un monopolio estatal desde que se cargaron el patrón oro, más el remate de Nixon cargándose Bretton Woods.

Así, las entidades financieras ya no trabajan con criterios económicos sino políticos.

Pau A. Monserrat dijo...

Gracias por tu intervención, pero o no te entiendo o no te explicas; tal vez sería interesante que nos ampliases tus argumentos, ya que el tema es bastante complicado.
Qué el dinero sea un monopolio estatal, como tu dices, se me antoja cuando menos discutible; el mercado da valor al dinero, vía tipos de cambio e inflación, si no voy equivocado. El Estado lo fabrica, pero es la riqueza relativa de el Estado respecto a los demás países lo que le da un valor determinado al dinero, creo yo.
En cuanto a que el mercado financiero es el más regulado del mundo, me lo tendrás que explicar, porqué o los expertos no se enteran pidiendo más regulación o no entiendo por donde vas.
De todas formas, muchas gracias por participar en el blog, ya que este es el sentido del mismo: debatir ideas

jahd dijo...

El mercado no da valor al dinero. El dinero es el "lenguaje" mediante el que se dá valor a las cosas. Es más fácil entenderse en términos de dinero que en términos de gallinas, cerdos o cuarteradas de terreno. En casi todo el mundo han sido los metales preciosos, y en concreto el oro y la plata, el medio elegido para intercambiar mercancias y servicios por su durabilidad, difícil falsificación, facilidad de transporte... Ya los emperadores romanos descubrieron el modo de tener "más dinero" reduciendo el tamaño de las monedas o haciendo mezclas con metales más abundantes y por tanto más "baratos". Pero como la gente no es tonta eso se nota, y el mercado reacciona mediante la inflación. Es decir, el "dinero" (el oro o la plata) valen lo mismo, y las mercancías y servicios siguen costando lo mismo en términos de ese oro, sólo que el valor facial de la moneda ya no es el que debería ser. En resumen, el mercado no da valor al dinero, sino que asigna la dinerabilidad a ciertos bienes con ciertas características, que el papel moneda actual ya no cumple.

Los gobiernos actuales lo tienen más fácil que los emperadores romanos y los reyes medievales: sólo tienen que imprimir más papel, y eso se convierte en inflación. Y por "imprimir papel" no me refiero sólo a los billetes, que en un mundo de tarjetas de crédito y dinero electrónico no tienen mucho peso, si no a meter dinero en el sistema manipulando los tipos de interés. Tipos de interés tremendamente bajos fueron el inicio de la crisis actual, como mínimo desde la crisis de las .com. Tipos de interés por debajo de la inflación (es decir, un tipo real negativo) desincentiva el ahorro (imprescindible para la inversión) y fomenta el consumo a crédito (y que fue una clave, por ejemplo, en el crack del 29: como ha pasado ahora, se prestaba dinero para invertir pensando en que las acciones o las casas nunca bajarían).

Si por tipos de cambio te refieres a las divisas, no hay más que ver cómo América latina trató de mantener tipos artificiales de sus monedas frente al dólar, mientras que en el mercado negro se manejaban tipos más acordes con el peso respectivo de las distintas economías. Incluso China mantiene artificialmente bajo al yuan para no perder competitividad.

Sobre la regulación del mercado financiero, los bancos son las empresas más auditadas y controladas, todos sus productos deben pasar el filtro de alguna regulación. Lo que pasa es que los bancos siempre van al límite de la ley, porque realmente saben que si se pasan no ocurrirá nada: Papá Estado los rescatará, y punto. ¿Qué más regulación quieren, el regreso de la banca pública?

Pero sí, el tema es muy complicado ;-)

La economía clasificada para todos los públicos

El Blog de Futur Finances, expertos hipotecarios independientes, pretende explicar la realidad hipotecaria y la economía general de una forma clara y fácil de entender.

Responsable del blog

Futur Finances Balears SL
Plaça de l'Olivar, 7 Ppal. D
07002 Palma
971 415 067
info@futurfinances.com

Se le informa que sus datos personales podrán ser incluidos en un fichero cuyo titular es Futur Finances Balears SL, cuya finalidad será exclusivamente gestionar el blog. Sus datos serán tratados de forma confidencial, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos.
Ud. puede ejercer de forma gratuita sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en relación con dichos datos, solicitándolo vía correo electrónico o por escrito en nuestras oficinas.